Timidez, problemas de Adaptación

La adolescencia es una época  de descubrir, de valentía; el neocorteX o funciones de reflexión, autocrítica está por completar, no hay miedo, no hay consecuencias.

El adolescente cuenta con una aparatosidad de sus emociones, apatía, sus crisis misteriosas, experiencias sexuales inapropiadas e… iniciación al consumo de alguna droga que la sociedad pone a su alcance y que tienta al menor para seguir perteneciendo al grupo; La fascinación que causan las nuevas tecnologías abre una puerta de estimulación tan atractiva como peligrosa si no hay control.

La personalidad del adolescente es inestable e imprevisible, con hambre de experimetnar. El papel de los padres es estar cerca y acompañar, juega un papel clave la comunicación, el arte del diálogo, la herramienta de la negociación porque ellos tienen un buen arma: Necesitan negarse, desafiarnos para AUTOAFIRMARSE, es justificable, porque esta AUTOAFIRMACIÓN es necesaria para que su cerebro crezca a siguiente etapa.

La diferencia entre la sospecha y confirmación de que nuestro hijo tome algún tipo de sustancia o abuse de móvil, tablet, videojuegos… marca la diferencia entre  dar el siguiente paso o seguir investigando hasta que tengamos la confirmación porque, por lo general, es muy difícil que un chico admita, reconozca que es adicto a “algo”. Es una conducta de ocultamiento porque se evita por todos los medios  que el adulto que les cuida se percate de que hay un problema por la satisfacción que la adicción provoca en el bienestar aparente del menor”.

La gravedad de tomar drogas o ser adicto a tecnologías es la edad, ya que no es lo mismo iniciar la adicción a partir de los 18 ó 19 años que ya nuestro cerebro está más completo y tenemos más capacidad para decir no, incluso nuestra identidad está más definida que a los 14 años, donde el adolescente se encuentra en “la tierra de nadie”, sus recursos de decir NO, son muy poco probables para no marcar la diferencia y su cerebro sigue en desarrollo.

La evaluación por un profesional para diferenciar si es una adolescente problemático que busca refugio en las drogas o es un adolescente tipificado dentro de un contexto de tentaciones; ya que la intervención y directrices son diferentes. En ambos casos se trabaja tanto con la familia como con el menor pero en el primer caso se prioritaria la terapia con el menor y sus necesidades podrían marcar cambios en los adultos que le cuidan y en el segundo caso, la colaboración de los padres y las herramientas que aprenden son las que llevarán el cambio de no adicción al adolescente.

CONSULTA A UN ESPECIALISTA EN

PSICOLOGÍA

 

Si te encuentras preocupado por tu hijo, en Élite Psicólogos te podemos ayudar. Te ofrecemos una primera consulta sin ningún coste.  Simplemente completa la reserva on-line o contáctanos en el horario de Lunes a Viernes de 9.00h a 21.00h

(+34) 918003275

CONTÁCTANOS

Calle Odonell 32,1º E

 

contacto@elitepsicologos.es

622 439 457

Citas e información

Élite Psicólogos © Marca resgistrada       Términos y Condiciones      Poítica de Privacidad